Las startup son un movimiento de empresas emergentes que cada día están tomando más fuerza y que se han vuelto primordiales en el desarrollo económico del país. Sin embargo, muchas de estas llegan a la cima del éxito y decaen rápidamente por la falta de implementación de procesos y por enfocar sus esfuerzos en áreas desconocidas.

 Si bien, generalmente este tipo de empresas, tienen un alto grado de innovación tecnológica, muchas veces se olvidan de la importancia de las operaciones y de los procesos que van detrás de toda esta brecha digital y que vuelve a los servicios/productos en algo real. Por eso, muchas veces, las startup deben de pasar por un proceso doloroso, al tener que desaprender para volver a aprender y reconocer que la parte estratégica de la operación y de los procesos requiere la ayuda de alguien más.

 De acuerdo a nuestro CEO, Orlando Kimmel, contratar a un tercero que tenga conocimiento del mercado y pueda organizar los procesos, puede parecer más costoso, pero al final te darás cuenta que el ahorro que tendrás por no tener que hacer por tu propia cuenta investigación, ensayo de prueba y error, desarrollo de programas y contratación de personal, va a ser más grande.

 De ahí que, no solo la innovación tecnológica es importante, pues los procesos bien estructurados e implementados con una estrategia clara en un startup también pueden marcar la diferencia y volver más competitiva a la empresa. En este sentido, no se deben de tomar decisiones basadas en la intuición, sino que, por el contrario, se debe de buscar a la empresa ideal para que optimice los procesos, potencialice el modelo de negocio, realice las mediciones y ayude al startup a alcanzar sus objetivos.